Visitar el British Museum

british museum portada

Sabemos que no siempre resulta igual de atractivo para todo el mundo el concepto de “ir de museos”. No obstante, hay unos pocos por el mundo cuya visita es obligatoria. Así que, aunque sólo sea por poder decir eso de “¿has estado en…?” y hacerte el interesante, aquí te dejamos una breve guía para poder visitar el British Museum de Londres y tachar uno más de tu lista must do antes de los 50.

Lo primero que debes saber es que se trata de un museo centrado en la historia, el arte y la arqueología de la historia de la humanidad. De hecho, fue uno de los primeros museos en centrarse en esta categoría. Actualmente tiene una colección que custodia más de 7 millones de objetos traídos de todos los continentes, muchos de los cuales se encuentran almacenados por la falta de espacio para exhibirlos. Tal es su capacidad, que reúne unos 5 millones de visitantes cada año, motivo de sobra para no ser uno de los que no acudan a verlo… ¿no crees?

Ahondando un poco en las fechas, podemos encontrar algunos datos tan curiosos como que el museo sólo cerró en el transcurso de las dos guerras mundiales, teniendo en cuenta que su apertura data del 15 de enero de 1759. La Biblioteca Nacional Británica formó parte del museo hasta el año 1973, momento en el que tuvo sede propia. Lo mismo sucedió con el Museo de Historia Natural de Londres, que permaneció vinculado al British Museum hasta el año 1963.

Planifica tu visita

Al tratarse de uno de los museos más importantes del mundo, su colección es bastante extensa y por lo tanto debemos tener bien organizada la visita antes de acudir si no queremos perdernos durante horas y sentir que, al final, no hemos visto nada.

Lo primero a tener en cuenta (y muy importante) es el tema del horario. Tan acostumbrados como estamos a los horarios españoles donde podemos encontrar museos que abren hasta las 21:00, podemos caer en la trampa de acudir a una hora que no nos deje apenas tiempo para disfrutar de la visita.

Es por esto que es importante conocer los horarios del museo:

  • De sábado a jueves abre de 10.00 a 17.30
  • Los viernes abre hasta las 20.30

La entrada al museo es gratuita. Además hay visitas guiadas (también gratis) de unos 40 minutos de duración. Estas son llevadas a cabo por voluntarios y se realizan en zonas concretas del museo de modo que son guías temáticas.

Si no, también podemos optar por unirnos a las visitas guiadas que se hacen a la hora de comer (13:15h) o las que se llevan a cabo los viernes por la tarde, cuya duración es de 20 minutos y te llevan a descubrir las piezas más importantes del museo.

Otra opción es alquilar por tu cuenta una guía multimedia que el museo pone a disponibilidad de los visitantes y que tan sólo cuesta 5 libras.

¿Cómo llegar al museo?

El museo está en Great Russell St. Si optáis por ir en metro, las paradas más cercanas son Tottenham Court Road y Holborn, ambas a 500 metros de distancia. Un poco más alejadas están las paradas de Russell Square y Goodge Street (a 800 m).

También se puede acceder al museo en autobús. Las líneas 1, 7, 8, 19, 25, 38, 55, 98 y 242 paran en la calle New Oxford, y las líneas 10, 14, 24, 29, 73 y 390 en la calle Tottenham Court.

Descubriendo el British Museum

Su colección y su tamaño lo convierten en un espacio inabarcable del que uno nunca conoce todos sus secretos. Dado que seguramente no querrás pasar media vida dentro del mismo, lo mejor que puedes hacer es ser selectivo con anterioridad y saber qué quieres ver.

Para empezar, las colecciones que puedes visitar son:

  • África, Oceanía y América
  • Asia, Europa y Gran Bretaña
  • Egipto y Sudán
  • Grecia y Roma
  • Oriente Medio
  • Monedas y Medallas
  • Dibujos y Pinturas

Estamos hablando de un total de unos 7 millones de objetos procedentes de todos los rincones del planeta. Vamos, que hay dónde elegir.

¿Cuáles son los objetos que no debes perderte? Aquí te los detallamos:

  • Lo primero que debes saber es que la colección del Antiguo Egipto es la más importante del mundo después de la del Museo de El Cairo, y, a su vez, una de las más visitadas del museo. En ella encontrarás la famosa piedra de Rosetta, (que es sin duda uno de los tesoros del museo) y gracias a la cual se han podido descifrar muchísimos jeroglíficos egipcios.
british museum rosetta
La piedra Rosetta expuesta en el museo
  • Además, podréis ver el enorme busto del faraón Ramses II cuyo peso es nada más y nada menos que 7.25 toneladas.
  • De la zona dedicada a Egipto, destacan también sus momias y recreaciones de enterramientos donde se explica cómo se llevaban a cabo.
  • De las salas dedicadas a Grecia, lo más llamativo es todo lo dedicado al Partenón y al ya desaparecido Mausoleo de Halicarnaso. De este último, hay que detenerse en las piezas que se exponen del mismo y que han hecho de éste una de las siete maravillas del mundo antiguo.
  • Merece la pena recorrerse la sala dedicada a la Ilustración, pues se encuentra llena de objetos, libros y curiosidades que incluye, entre otros objetos, las joyas más caras del mundo.
  • El Tesoro de Mildenhall que lo componen 34 piezas decoradas de plata y de gran calidad y en un muy buen estado de conservación. Casi todos los objetos están fechados en el siglo IV, pero algunos objetos son de dos siglos anteriores. Los objetos provienen de Roma y la Galia.
  • Las colecciones de Roma y Grecia también tienen una diversidad que merece la pena visitar.

Por supuesto, es de obligatoria visita el hall interior producto de la ampliación realizada por el despacho de arquitectura de Norman Foster. Bajo su enorme cúpula de vidrio y acero se encuentra la famosa Sala de Lectura (de visita obligatoria). Sin duda se trata de una de las zonas más fotogénicas del museo y que, como curiosidad, cuenta con un tambor cilíndrico de 420.000 kilos de peso.

¿De verdad vas a perdértelo?

No te pierdas más contenido como este, síguenos en Facebook: