La National Gallery de Londres

Incluso el British Museum y todo su renombre palidece ante la mención de semejante coloso de la Historia del Arte. La National Gallery de Londres es uno de los museos más visitados del mundo, a la altura de otros grandes como el mismo British, el Louvre o el Metropolitan de New York.

Al contrario de lo que ocurre con otros museos la National Gallery no se formó por nacionalizar unas colecciones de arte, sino que se creó con un fin didáctico en 1824. Eso es, este año cumplirá nada menos que 191 años.

La galería consiguió alcanzar su nivel actual gracias a sus primeros directores y algunas donaciones privadas, con lo que se consiguió reunir aproximadamente dos terceras partes de la colección.

En este artículo vamos a conocer todo lo conocible para visitar la National Gallery: cómo llegar, cuánto cuesta la entrada, qué ver… en fin, un compendio de todo.

 

Visitar la National Gallery

Vamos a darle un repaso a toda la información básica para que nos cunda la visita a este museo.

 

Cómo llegar a la National Gallery

Es muy sencillo llegar dado que está en uno de los sitios más emblemáticos de Londres: Trafalgar Square. En pleno centro de la ciudad. Pero centro, centro. Porque está al lado de Charing Cross, considerado el kilómetro cero londinense. Por lo tanto, para llegar aquí hay mil opciones distintas.

El Tube, por ejemplo, tiene parada en Charing Cross (líneas Bakerloo y Northern). Un poco al noroeste también puedes bajar en Piccadilly Circus, donde para la Piccadilly, y si vienes desde el noreste a lo mejor te conviene bajar en Leicester Square.

Y un poco más al sudeste tienes Embankment, por las que pasan además Circle y Disctrit. Y ya puestos, en este punto hay también una parada de river bus en la que paran cuatro líneas de ferry: Circular Cruise Westminster, RB1, RB2 y RB6.

Por otra parte, el railway por supuesto para en Charing Cross (no podía ser de otra forma), así que es otra forma de llegar.

Y por último, el bus. Muchísimas son las líneas que llevan hasta este punto tan céntrico, vamos a mencionar solo las que dejan más cerca de la plaza: 3, 11, 12, 15, 23, 88, 91, 159, 453, N3, N11, N15, N18, N26, N91, N97, N109, N136, N551…

Por supuesto siempre puedes ir andando o en taxi, está muy céntrico así que no te llevará mucho tiempo ni debería caerte muy lejos de nada.

 

Entrar a la National Gallery

Bien, lo primero que tienes que saber es que la entrada es completamente gratuita. Así, sin más. Hay algunas exposiciones temporales que sí requieren el pago de una entrada, pero la colección permanente no tiene coste alguno visitarla porque se considera que es algo que pertenece a todo el pueblo británico.

La galería abre todos los días de 10 de la mañana a 6 de la tarde, salvo los viernes que mantiene sus puertas abiertas hasta las 9 de la noche. Ten en cuenta que el cierre del museo empieza 5 minutos antes. Los días 1 de enero y 24 y 26 de diciembre está cerrada.

 

Qué ver en la National Gallery

Este museo se caracteriza principalmente porque solo dispone de pinturas antiguas. Las esculturas y los hallazgos arqueológicos están en el British Museum, y el Tate Modern es el dedicado al arte británico del siglo XX.

La colección permanente de la galería tiene más de 2.300 piezas de muchos de los más célebres artistas de la Historia: Da Vinci, Rembrandt, Tiziano, Velázquez, Van Gogh…, y abarca estilos que van desde el Renacimiento hasta el Postimpresionismo.

Una de las salas de la National Gallery
Una de las salas de la National Portrait Gallery

Entre las obras más célebres que puedes ver en la National Gallery se encuentran La Virgen de las Rocas, de Da Vinci, los Girasoles de Van Gogh, Venus y Marte de Boticelli, La familia Arnolfini, de Van Eyck, o El origen de la Vía Láctea, de Tintoretto.

Tienes también la opción de hacer audiotours. Hay varias colecciones que disfrutan de visitas a guiadas por una narración. Se pueden adquirir en el mismo museo o a través de la propia página web de la National Gallery.

 

Tomar algo en la National Gallery

Además de ver cuadros, ya que estás en el museo puedes comer o tomar un café o una cerveza. Para esto hay tres recintos: las National Dining Rooms, el National Café y el Espresso Bar.

En las Dining Rooms puedes relajarte y comer tranquilamente una comida de calidad. No es lo más barato que te vas a encontrar en Londres, pero el ambiente merece la pena. Si llegas a otra hora, a lo mejor te apetece desayunar o merendar en la cafetería, donde siempre hay un ambiente cosmopolita. Y en el bar tienes una buena selección de pastelería y dulces además de bebidas frías para relajarte tras patear el museo en todas las direcciones.

Y por supuesto, al final de la visita está la tienda donde podrás comprar todo tipo de recuerdos y souvenires del museo: desde libros y láminas hasta chorraditas como afilalápices y abrebotellas.

La National Gallery es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. Es una visita obligada, así que no dudes en pasarte y comentarnos qué te ha parecido aquí o en nuestra página de Facebook.