London Eye: ¿Merece la Pena?

london eye visitar

¿Qué es lo primero que se te viene a la mente cuando piensas en Londres? ¿Y cuando te preguntan por cosas que ver en Londres? Vale, fácilmente digas el Big Ben, el Tower Bridge o el palacio de Buckingham antes que una noria…

Pero la noria que hay en Londres, la llamada London Eye (el Ojo de Londres, por si no manejas aún el idioma) es una de las postales más míticas de la capital londinense. Y desde lo más alto podrás ver todo lo que hemos comentado en el párrafo anterior.

Esta noria de aproximadamente unos 135 metros de altura está al lado del puente de Westminster, cerca del propio Big Ben. Podemos llegar perfectamente en metro o en bus, como prefiramos. Además de en coche, en taxi o andando claro.

 

Londres: Cómo llegar al London Eye

Si queremos ir en metro, la mejor opción es cogerlo hasta la parada de Westminster propiamente. Las líneas Circle, Center y Jubilee llegan hasta allí. También podemos bajar en Waterloo, que no queda muy lejos y llegan más líneas (Bakerloo, Jubilee, Northern y Waterloo & City).

Si en vez de esto preferimos coger un autobús las mejores opciones son las líneas 77, 211 y 381 que son las que más cerca de la noria dejan.

 

¿Cuánto cuesta la entrada?

Para muchos, la entrada al London Eye no es precisamente barata. Sin ningún tipo de descuento entrar en la noria sale por 23’50£. Sin embargo, hay varias formas de reducir el precio de la entrada. Ojo: la London Pass NO INCLUYE DESCUENTOS para la noria.

La primera de ellas es comprando la entrada por internet con antelación. Gracias a esto, la entrada que incluye además de los 30 minutos de la vuelta un pase al cine 4D que hay al lado (ahora hablamos de él) lleva consigo un 15% de rebaja, quedando en 19’97£.

Hay que remarcar que la misma entrada es 6 libras más barata para jóvenes entre 4 y 16 años (se queda en 14’87£ con el 15% de descuento). Los menores de 4 años suben gratis.

Existen dos pases más: uno para familias (dos adultos y dos niños), que cuesta 82£ sin descuento –69’70£ con el 15%–; y la entrada senior que es un poco inferior a la general (17’85£ descuento incluido).

Sin embargo, la que sea tal vez la más interesante de las opciones es la llamada Day and Night Experience. Por 25’65£ (descuento del 10% incluido, son 28’75£ en taquilla) se disfruta de DOS viajes en la noria, uno de día y otro de noche, además de los mismo beneficios que da el ticket general.

Para beneficiarse de esta entrada hay que ir una vez entre las 10:00 y las 16:30 y la segunda a partir de las 16:30. Por lo que podrás viajar dos veces en la noria y además ver Londres desde lo alto de día y de noche.

 

Horario del London Eye

El London Eye abre todos los días, excepto el 25 de diciembre y los días de la revisión anual de mantenimiento: del 11 al 22 de enero en 2016.

Durante el año va cambiando el horario. Hasta el 25 de marzo abre desde las 10 de la mañana hasta las 20:30. Desde ese día hasta el 11 de abril será hasta las 21:30, lo que se mantiene hasta el final de abril.

En mayo, el horario se mantiene solo viernes y sábados. De lunes a jueves cerrará a las 21:00 hasta el 27, que volverá a su horario de cerrar a las 21:30. Y así hasta el 6 de junio, que retoma el mismo horario que en abril. En julio y agosto por fin se queda fijo de 10:00 a 21:30.

A partir de septiembre vuelve a cerrar a las 20:30 y se mantiene así hasta fin de año.

Hay excepciones algunos días, claro:

  • El día de San Valentín (14 de febrero) abre hasta las 22:00
  • En Nochebuena cierra a las 17:30
  • En Nochevieja cierra a las 15:00

 

¿Por qué merece la pena montar en el London Eye?

El Palacio de Westminster y el Big Ben vistos desde el London Eye
El Palacio de Westminster y el Big Ben vistos desde el London Eye

El viaje en la noria más alta de Europa dura al menos media hora, lo que ya compensa de alguna forma el precio que hay que pagar por la entrada. Si la niebla lo permite, las vistas que se tienen de la ciudad son impresionantes, llegando a cubrir desde lo más alto unos 40 kilómetros de visibilidad.

Además puedes acceder con la misma entrada al “4D Experience”, un corto en tres dimensiones que incluye también efectos de viento o niebla sumados a la propia proyección.

Todas las cabinas llevan calefacción y están completamente rodeadas de cristal, por lo que en ningún momento pasas frío ni te pierdes un solo detalle por culpa de tener una pared o una molesta columna delante. Además hay un banco en el centro por si debes sentarte en algún momento.

Por si luego queréis, tenéis la opción de comprar luego una foto que os hacen dentro de la cabina.

Curiosidades del London Eye

La London Eye se inauguró en el año 2000, por lo que también se la conoce como la Millennium Wheel (Noria del Milenio), ya que iba a ser una forma más de conmemorar la llegada del nuevo milenio.

Actualmente es la noria más alta de Europa, sin embargo no es la más alta del mundo. Ese puesto le corresponde a la Singapore Flyer, cuyos 165 metros de altura se estrenaron en 2008. Con 135 metros, la London Eye es la tercera más alta del mundo por detrás de la de Singapur y de la Estrella de Nanchang, en China (160m).

La velocidad a la que se mueve la cabina es de 0’26 metros por segundo. Es decir, apenas el doble de la que tiene una tortuga haciendo un sprint. No es una exageración ni una broma, es la velocidad máxima que puede coger una tortuga.

En total, la London Eye cuenta con 32 cabinas. El número no es al azar: 32 son los distritos de toda la ciudad de Londres, por lo que los arquitectos decidieron que sería una bonita forma de rendir homenaje y de hacer que la atracción se convirtiera un poco más en un símbolo.

Es evidente que lograron su objetivo, porque desde luego la postal londinense con la noria de fondo es ya un clásico y todo el mundo lo ha visto alguna vez. Es ya casi una institución. Y por supuesto que merece la pena dar una vuelta como mínimo en ella.

Si queréis aportar algo más de información podéis hacerlo en los comentarios, y si os ha gustado el artículo no dudéis en darle a ‘Me gusta’ en Facebook.