“Por qué me iré del Reino Unido si dicen ‘NO’ a Europa”

reino unido portada

Oliver Imhof es un periodista alemán que vive en Londres, y tiene muy claro que si el Reino Unido abandona la Unión Europea él abandonará la capital británica. He aquí sus razones:

Como alemán afincado en Londres, me encanta la flexibilidad de la vida aquí –aunque no tanto la comida–. Pero no voy a vivir en un país que da la espalda a un consenso de posguerra creado en favor de los derechos humanos y de la solidaridad.

Vine a vivir a Londres hace 18 meses con la intención de estudiar aquí y regresar a Alemania una vez hubiese finalizado mis estudios. Pero, en un abrir y cerrar de ojos, me enamoré de la capital británica. De su diversidad cultural, de su riqueza intelectual y –por supuesto– de su vida nocturna. Pasados 6 meses, supe que me quedaría todo el tiempo que pudiera.

He pagado por mi educación, he pagado los horrorosos alquileres de Londres, incluso he pagado 4.95£ por una pinta. Y todo ello con el dinero extranjero de mi familia. Cuando no era capaz de vivir independientemente después de graduarme, no pedí ninguna ayuda y, en lugar de ello, acepté trabajos para los que estaba sobrecualificado porque me daba vergüenza tomar dinero de un sistema al que yo no le había dado nada.

Ahora, finalmente, puedo vivir de lo que hago. No da para mucho, pero si es suficiente para disfrutar de la vida de Londres y pagar parte de los impuestos a final de año. Algo que es gracias al sistema británico, que da a cada uno su oportunidad, y es mucho más flexible que el que se puede encontrar en la Europa continental. Más allá de mi trabajo periodístico, enseño alemán y políticas pese a no tener el título de maestro. Eso sería sencillamente imposible en Alemania, donde la gente busca que tengas experiencia y estés cualificado antes de pensar en contratarte. Aquí, simplemente te dan una oportunidad. Si eres bueno, estás contratado. Si no, prueba otra cosa.

Y esa es una de las razones por las que me gusta tanto Reino Unido. Su sistema es pragmático y liberal, pero no tan frío como el de Estados Unidos, por ejemplo. Si te esfuerzas por llegar a algún lado, la gente lo valora. Y si estás en problemas, la gente está allí para ayudarte.

Algo que no sólo se aplica en la vida laboral, sino también en la personal. Los británicos son mucho más abiertos de mente que los alemanes; no dudan en invitarte a una fiesta o a tomar algo aunque apenas te conozcan. Si os lleváis bien, permanecéis en contacto. Y si no… ¡hasta la próxima, compañero!

Sobra decir que debes hacer un esfuerzo por integrarte. Tengo buen nivel de inglés, he estado en campos de fútbol que ni los propios londinenses saben dónde están, y no impongo la puntualidad alemana sobre todos los que conozco, incluso llego tarde, y he probado comida realmente espantosa. Y, además, salgo con británicos, lo que no siempre es norma cuando eres un extranjero en Londres.

Por desgracia, no todo el mundo se esfuerza tanto como yo y entiendo el miedo de muchos británicos que ven el cambio cultural que su país, y concretamente Londres, ha experimentado en las últimas décadas. Pero la inmigración es natural, y el debate sobre quién tiene derecho a vivir dónde… es algo demasiado complicado.

westminster noche

Este país se beneficia enormemente de los inmigrantes de la Unión Europea económica y culturalmente. Por no hablar en materia culinaria. No sé cómo los británicos no se han muerto de hambre sin la comida de los restaurantes italianos, turcos o indios de la que ahora disfrutan.

→ Promoción que te puede interesar: Transferencia Gratis con Transferwise

→ Promoción que te puede interesar: Código de 10% Descuento con Genei

Creo que la mayoría de la gente sabe esto de sobra, y sería una gran vergüenza que todo un país traicionase sus valores europeos por una pelea de gallos entre dos chicos consentidos de un club de caballeros.

Y por eso he decidido dejar Reino Unido si votan por el ‘no’. No voy a vivir la humillación de tener que obtener una visa y sufrir aún más con los controles fronterizos sólo porque David Cameron haya ido demasiado lejos en el intento de asegurar su poder.

En un mundo globalizado y cada vez más post-nacional, añadir más fronteras no hará sino complicar las cosas y, sin la protección del bienestar que ofrece Bruselas, los Tories estarían más cerca de convertir el país en un casino neoliberal.

Es hora de que Gran Bretaña se dé cuenta de que ya no es un imperio, y que la mayoría de los problemas de hoy día son globales y sólo pueden ser resueltos dentro de un contexto supranacional. No quiero vivir en un país que desafía los valores de solidaridad y los derechos humanos por los que la Europa de posguerra – incluida Gran Bretaña -, luchó tanto. Si votáis el no, no sólo os negaréis a los rumanos o búlgaros a los que tanto teméis, sino a todos y cada uno de los visitantes que enriquecen este país.

Articulo original publicado en inglés en el periódico “The Guardian”

No te pierdas más contenido como este, síguenos en Facebook:

  • Leyre Eme De

    Muy bien dicho. Londres no seria Londres sin extranjeros. Volveria al siglo XXVIII

  • Marta

    La única vez en mi vida que he estado en Reino Unido (desafortunadamente) fue unas horas, en el aeropuerto de Londres, para hacer un transbordo desde Madrid para un vuelo para ir a Estados Unidos. Nunca he estado en Reino Unido, como acabo de mencionar, ni he tenido la ocasión de vivir allí una temporada (aunque sea con el cada vez más moderno “turismo de idiomas”) ni siquiera de turismo. Lo que sí sé que es cierto, aun no conociendo de primera mano su cultura, es que los británicos son conscientes de lo siguiente:
    El idioma más estudiado en el mundo es el inglés (obviamente, estudiantes cuya lengua materna no es el inglés), y mucho más fácil que emigrar a Estados Unidos o Canadá (y ni hablar de Australia o Nueva Zelanda), que piden muchísimos visados y documentación, y que para españoles, portugueses, italianos, griegos, búlgaros, rumanos, franceses…que son las nacionalidades europeas que más emigran allí, gracias a la no limitación de fronteras y a la cercanía geográfica con los países de origen (no es lo mismo, ni en precio de billete ni en tiempo, volar desde Madrid a Estados Unidos o Australia que volar a Reino Unido), es más fácil (y en ocasiones conveniente) emigrar al país británico que a los americanos o a los oceánicos. Son conscientes de que sus tasas de paro son bajas, y de que las oportunidades laborales, son muchísimo mayores que en países con fuertes crisis, o que están medio saliendo de ellas, como Grecia y España.
    Supongo que juntando todos estos factores, algunos británicos (que no todos) pueden pensar que tanto inmigrante, sobre todo en las zonas más abiertas como Londres, puede robarles su cultura, y “mucho peor”, sus puestos de trabajo. Estoy de acuerdo con el alemán entrevistado, y realmente tengo ganas de conocer Reino Unido por su cultura, sus ciudades, sus paisajes (su comida veo que tiene muy mala fama XD)…pero muchos británicos no lo ven así, no piensan en la diversidad cultural que ganan o el enriquecimiento de su sociedad, porque no sólo tienen inmigrantes de países que han pasado por crisis o subdesarrollados, tienen la suerte de ser uno de los pocos países del mundo con habitantes de todos y cada uno de los rincones del planeta, algo que aunque en zonas de España como Madrid y Barcelona tenemos, no lo es de una forma tan abundante como en Londres, por ejemplo. Muchos británicos piensan en los factores económicos. No soy una experta en economía, no sé si sus temores a los factores económicos negativos que conlleva la inmigración son ciertos o no.
    No obstante, mi opinión es que la Unión Europea es un proyecto muy bonito, efectivamente, en favor de los derechos humanos, que ha aportado mucho a todos y cada uno de los países miembros, España (aunque muchos pesimistas digan que no) incluida.
    Espero que no salga un “No” mayoritario en el referéndum. Sería una auténtica pena, tanto para los británicos, como para el resto de europeos.