¿Qué hacer en Londres por San Valentín?

Pasa con la Navidad, Halloween, el Día de la Marmota, Acción de Gracias…  y casi cualquier cosa susceptible de celebrarse y cuyo origen, más o menos certero, nunca se nos achaca a nosotros: que nos negamos a celebrarlo. Que lo despellejamos sin piedad. Que nos parece insultante… O, por lo menos, eso hacemos creer a los demás. San Valentín no iba a ser menos.

Postureo absoluto. Porque luego, sin saber cómo, nos vemos inmersos en una lluvia de popurrí y cotillón nocheviejero, con la cara pintada de calavera mexicana o cocinando un pavo a través de un tutorial de Youtube. Vamos, que el cinismo nos dura el tiempo que tardamos en subir una foto a Facebook dándolo todo en esa fiesta que, días atrás, era la gran innombrable.

Y con San Valentín… tres cuartos de lo mismo.

¡Ay el día de los enamorados! ¡Cuántos quebraderos de cabeza inútiles!

Llegados a este punto en el que sabes, sí o sí, que vas a acabar de corazones hasta las cejas, tienes dos opciones: comprar unos bombones, vestirte de cupido y hacer el ridículo más absoluto, o sorprender a esa persona especial con algo totalmente diferente y, por qué no, con cierto toque de cinismo. Para que, al día siguiente, no te sientas culpable del todo.

Así que aquí os dejamos 9 ideas para un San Valentín londinense de diez:

1. Satisface tus sentidos en el Museo de Transportes de Londres

Sabemos cómo suena, pero nunca un viaje en el tiempo –con visita al museo incluída– fue tan sensual. Por una noche, la más romántica del año, estará abierta al público una exposición llamada ‘Scent and spirit of London’. Un recorrido por la historia a través de los perfumes y bebidas desde la Belle Epoque hasta la década de los 70.

san valentín scent_and_spirit_of_london

Una alternativa perfecta a gastarte el dinero tontamente en un perfume barato que sabes que NO va a utilizar.

 

2. Coquetea entre gin tonics

san valentín mr_foggs_tavern

Si no conoces Mr Frogg’s Tavern Houses, estás tardando en ir a visitarlo. ¿Por qué? Fácil. Su salón superior cuenta con la mayor colección de ginebras, dándote la oportunidad de degustar y conocer todo lo posible de ellas. Incluso tiene un ‘Gin-safari’ para grupos de 8-10 personas. San Valentín no tiene por qué ser sólo cosa de parejas, y esta es la solución ideal para que tú y tus amistades solteras brindéis orgullosos por vuestro estado civil.

 

3. Un paseo muy sexy por la Fashion Space Gallery

¿Por qué tener a un solo hombre cuando puedes tener varios?  La Fashion Space Gallery cuenta actualmente con una exposición llamada ‘Madabouttheboy’, una recopilación de fotografías sobre chicos adolescentes y su estética. En definitiva,  la ocasión perfecta para dejar volar tu imaginación… hasta donde llegue.

 

4. Inscríbete a una clase de arreglo floral

Sí. Tal cual. Salvo por una pequeña pega: sólo es apto para chicos. En Pettesman Nurseries  los hombres de Londres tienen la oportunidad de acudir a una clase magistral que, esta vez sí que sí, hará las delicias de la persona amada. ¿Hay algo mejor que regalar flores por San Valentín? ¡Sí! Que el ramo sea creación tuya.

 

5. Déjate inspirar por el amor ajeno

san valentín charles_y_ray_eames

Este fin de semana es la última oportunidad de disfrutar de la espectacular exposición alojada en el Barbican llamada ‘The World Of Charles And Ray Eames’. Un recorrido no sólo a través de sus diseños, sino también de su matrimonio, su historia de amor y las decenas de notas a mano que endulzaron su relación a lo largo de los años. Si no eres capaz de decir nada suficientemente genial ese día, deja que el romanticismo de esta gran pareja os invada a ambos.

 

6. Si estás solo puedes alimentar a los patos… o acariciar gatos

La casa de acogida  Battersea Dogs&Cats realiza un evento especial por San Valentín llamado ‘Feline Lonely’ que ofrece la posibilidad a sus asistentes, copa de champán en mano, de adoptar un gato y acabar la noche más romántica del año mejor acompañado que nunca. ¿Seductor, no?

 

7. Cenas con mucho corazón estilo San Valentín

Lo de compartir un plato de espaguetis se queda muy mainstream a estas alturas. En su lugar, te proponemos ir a cenar al Jidori, y pedir una de sus deliciosas brochetas de pollo con forma de corazón. El toque justo de romanticismo para dar en el clavo pero sin pasarse. Y, además, con el estómago lleno.

 

8. Acude en pareja al So Solid Valentine’s Ball

san valentín so_solid_valentines_ball2

Sabemos que te preocupa a qué altura de la cintura, o del hombro, debe agarrarse uno al bailar lento. Pisar un pie equivocadamente o llevar la misma coordinación de un pato. Por eso, te proponemos una alternativa con mucho boogie y  la posibilidad de bailar juntos, pero no revueltos.

 

9. Romanticismo made in Japan

Y si nada de esto te convence y lo que quieres es una buena cena romántica y con clase, acude a la zona gastronómica del Selfridges compra una botella de sake helado, llévala a casa y prepara una cena asiática con mucho sushi y poca luz. Nosotros te damos el pie… y el resto es cosa tuya.

 

Si echas en falta algún plan o conoces una alternativa mejor… ¡No dudes en comentar!