Habitos del horario britanico en un día cualquiera

Que los hábitos de otro país nos resultan raros es una obviedad. Salir de España y encontrarnos con que la gente come, sale y hace vida a otras horas es el pan nuestro de cada día, y muchos dicen que es cosa nuestra, que somos nosotros los que vamos tarde y no al revés. Desde luego, si uno se compara con el horario habitual de un británico no podrá decir que no.

El inglesito de a pie suele trabajar entre las 9 y las 17, con una hora (o media a veces) para comer a mediodía. Y a las 6 de la tarde es libre como un pájaro, ¿a quién no le gustaría eso? En España, por aquello de que estamos en otra franja horaria y demás, no tenemos vida después del trabajo. O casi.

Vamos a dividir el día en tres y hablaremos un poco más en profundidad de las costumbres horarias británicas, para que nos hagamos una idea de todas las diferencias.

 

Horario de mañana

¿Hora de levantarse? Las 6:30 de la mañana, más o menos. Seamos madrugadores: aunque haya que entrar al trabajo a las 9 hay que tener en cuenta el aseo personal, el desayuno (los que lo hacen, los desayunos patangruélicos ingleses son casi un mito) y sobre todo el transporte hasta la oficina.

Hay también quien aprovecha para ir al gimnasio a primera hora. Y sí, hay bastantes gimnasios que abren más bien temprano precisamente para este grupo de gente que prefiere quemar calorías antes de empezar a trabajar. Ducha y hala, a trabajar.

En caso de que seas de las personas que no se adapta a las costumbres del sitio en el que vive, querrás desayunar. Lo normal es hacerlo a las 7:30. Ojo, los domingos también. Ojo con las resacas.

Los fines de semana ya sí es más costumbre el desayuno. Se hace temprano también, y sí que lo hacen más fuerte que nosotros: nada de una tostadita con mantequilla y un café: huevos revueltos con bacon, zumos, té o café, tostadas y bollería. Completito para coger fuerzas.

 

Mediodía, lo que llaman afternoon

Cuando ya llevas unas horas trabajando (entre 3 y 5) llega la hora del buen yantar. Vamos, que nos toca comer. Esta comida, el lunch, suele ser algo muy frugal: lo justo para coger fuerzas y seguir trabajando hasta la hora de salir.

Entre las 12 y las 14 horas es cuando los ingleses se toman esta pausa. Es importante saberlo porque existen restaurantes que a partir de esa última hora cierran la cocina hasta la tarde-noche. Lo normal también en los restaurantes es cerrar a las 23 horas, nada de por la madrugada como ocurre en muchos sitios españoles. Eso de cenar al día siguiente aquí no es costumbre.

Ojo para cuando salgas del trabajo: las tiendas y comercios suelen cerrar también a las 6 de la tarde, así que es muy posible que cuando termine tu jornada laboral las tiendas (excepto los supermercados y las grandes cadenas) te las encuentres todas cerradas. Es más típico terminar el trabajo e ir pensando en cenar o, si acaso, ir a algún pub a tomar una pinta. Un afterwork, vamos.

De todas formas, para el tema tiendas lo mejor es informarse de a qué hora abren y cierran porque así te aseguras de si puedes ir o no a cierto sitio. No te olvides de que hay que llegar al sitio, y el metro a esas horas está hasta arriba casi siempre. Hora punta.

 

La tarde-noche

Nada de merienda-cena. Eso aquí no existe, si acaso ese híbrido que hemos importado más típico de fin de semana llamado brunch, pero nada más. Si tienes hambre lo normal es recurrir al comodín más tópico de las islas: la hora del té.

Si vas sin prisas, tienes hambre o simplemente te apetece romper con esa rutina puedes tirar de esto. Te paras, pides un té (que no son precisamente malos) y unas scouns o unas galletas de mantequilla. Te recargas un poco y llegas mejor a la cena.

A estas horas lo lógico es estar preparando la cena en casa, cocinando. También es un buen momento para ir al supermercado a comprar. La hora de la cena es entre las 19 y las 20, y se van metiendo en la cama como a las diez de la noche.

Si es fin de semana seguramente estés pensando en salir de fiesta. Eso de “quedamos a las doce en…” posiblemente se te haya acabado, a no ser que solo salgas con españoles. Lo suyo es quedar como a las nueve, ten en cuenta que los pubs y bares entre las 11 y las 12 echan el cierre.

Si te pillan todavía con ganas de juerga, te puedes meter en un club. Los clubs ingleses cierran más tarde, como a las 2 o las 3 de la mañana, y ya si vas con muchas ganas de no madrugar al día siguiente te puedes meter en algún after hour, que están abiertos como hasta las 6. Recogerse más tarde ya es vicio.

 

Curiosidades del horario británico

Ya cuando hablábamos de los días festivos del calendario inglés comentábamos la importancia que tienen los bancos, hasta el punto de que las vacaciones se llaman bank holidays y tienen este nombre porque esos días los bancos cierran.

Pues es así de significativo hasta por barrios, donde estos establecimientos se adaptan a la vida de los ciudadanos. Es decir, el horario de los bancos puede cambiar dependiendo de los hábitos de vida que tengan sus convecinos. Atento también, como con las tiendas, a los horarios que tenga el que está más cerca de ti.

Las tiendas suelen cerrar a las seis de la tarde, pero hay excepciones. Es fundamental consultar con la propia web del comercio (si se puede) el horario, porque tan pronto un día a las 18:01 ya han cerrado como al día siguiente no echa el cierre hasta las 20:00. Rara será la que haga eso, pero es como las meigas: haberlas, haylas.

Los restaurantes abren de lunes a sábado de 12 a 23. Y a las 23:00 dejan de servir comida, así que no te despistes con esto porque te quedas sin cenar. Recuerda que el horario es muy diferente y aquí se cena bastante antes.

¿Te resultaría complicado adaptarte? ¿Prefieres el horario inglés o el español? ¡Danos tu opinión en los comentarios o en Facebook!