Cuatro trucos para entender el sarcasmo inglés

Cómo irse a vivir a Reino Unido y adaptarse con éxito al singular carácter de los británicos

Estirados, fríos, distantes. Hay muchos tópicos sobre cómo es el carácter de los británicos. Hay de todo en todos lados, pero se dice (y por algo será) que los ingleses son muy suyos y que su humor, de tono sarcástico, serio e incluso negro, no siempre se entiende a la primera. Basta con ver alguna película de los Monty Python para entender que no a todo el mundo le gusta el sentido del humor británico. “La vida de Bryan” o la adoras o la odias. Lo mismo ocurre con tantas otras comedias de corte “british”, donde la capacidad de reírse de sí mismos con mucha educación y “fair play” es evidente.

Sin embargo, hay muchos españoles viviendo en Reino Unido y convivir con el carácter de los ingleses puede hacerse un poco cuesta arriba dependiendo de nuestros recursos personales y también nuestra capacidad de adaptación. Aquí van algunos consejos para lidiar con esos cortes sarcásticos acompañados de una media sonrisa y un “good morning” que tanto gustan a los ingleses y que a los españoles sacan de quicio.

1. Combatir la arrogancia yendo más a la tuya

Sobre todo cuando se trata de personas de clase media-alta, el tópico es su gran arrogancia, casi incapaces de poder ocultar su sentimiento de superioridad cuando están con alguien de fuera. Con tono directo pero pausado, firme pero discreto, te lanzan algún que otro dardo envenenado. Siempre con mucha educación por supuesto y una ligera sonrisa. Y eso si te lo dicen a la cara, ya que también podrías encontrarte con el caso del típico vecino que te sonríe por las mañanas pero que luego te denuncia al ayuntamiento el día que pones la música un poco más alta por la noche. En estos casos, lo mejor es adaptarse al entorno: dejar de ser tan honesto y adoptar también tú un poco de sarcasmo en tu manera de relacionarte e ir más a la tuya.

2. No tomárselo de manera personal

La clave para no perder los papeles en el caso de que te encuentres con una persona que realmente te pone de los nervios es no tomártelo de manera personal. Si no entiendes su frialdad, si te saca de quicio su humor negro y su sarcasmo porque tú lo que quieres es que te digan las cosas con claridad, entonces vale la pena que entiendas que esa persona seguramente es así con todo el mundo. Que su humor y su ‘tonillo’ lo usa contigo y con el resto de los mortales, ya que es su manera de expresarse. No te sientas un blanco de sus críticas y, al contrario, acuérdate de que si es tan intransigente con todo el mundo, imagínate cómo debe ser consigo mismo, que es con quien pasa las 24horas del día.

3. Reírse de uno mismo

A veces esto es lo que más puede ayudar. Si te ves enfadado porque tu jefe británico es muy seco y distante y te ha hecho sentir incómodo en una determinada situación en la oficina, intenta darle la vuelta a la situación y en vez de tomártelo a la tremenda, ríete del corte que te ha pegado y de toda la importancia desmedida que le estás dando a una simple frase. No le des el poder al otro de hacer que tu día se vuelva negro solo porque tiene ese “carácter” tan particular que ya conoces.

4. Cortarse de vez en cuando

Si ya sabes que los ingleses, en general, no tienen el mismo carácter cercano con el que solemos relacionarnos los españoles, procura adaptarte al país en el que estás. No entres en el trabajo y vayas dando besos y abrazos a todo el mundo. Está claro que no todos los españoles hacemos esto siempre, pero lo de dar dos besos continuamente sí lo hacemos un poco, así que simplemente mentalízate de que en Inglaterra no hay que hacerlo tanto. Si además eres de esas personas que necesita mucho contacto físico y sueles coger del brazo o hacer gestos de cercanía física con los demás, procura reducirlos considerablemente si te vas a vivir a Inglaterra. Más que nada porque algún inglés puede sentirse incómodo. También habrá que hacer algo parecido con lo de hablar muy alto (sobre todo en lugares públicos) y lo de gesticular mucho con las manos y brazos.

5. Quien te entienda…

Los ingleses viven en una isla y además una isla superpoblada. Y además llevan aguantando el cambiante y duro clima de Inglaterra durante toda la vida. Quizás que se merecen un poco de tu comprensión. Acuérdate de esto cada vez que alguno te suelte un dardo envenenado o una frase sarcástica molesta. Ellos son como son, así que haz un intento por comprender que son menos intrusivos, que prefieren poner más límites y que, a veces, tienen más dificultades para mantener una relación directa y honesta con los demás. Sí, es tu nuevo vecino, tu nuevo compañero de trabajo… pero no por eso ya es tu amigo. También aprovecha para aprender de los tópicos positivos: no se pisan tanto al hablar como nosotros en las conversaciones, se esmeran por ser educados siempre, son mucho menos cotillas y seguramente usan un juego más limpio.

screen-shot-2016-10-26-at-17-51-48Post patrocinado por 0034expat.com, la primera publicación para españoles en el extranjero.