Abbey Road, el trozo londinense de los Beatles

El paso de peatones más famoso del mundo: Abbey Road. ¿Quién en un momento de ocio/embriaguez no ha intentado copiar esta estampa con sus amigos, de forma más o menos acertada o, digamos, esperpéntica?

Parece mentira que seis rayas blancas pintadas en el asfalto puedan significar tanto. Es algo que tendremos que agradecer a esos cuatro locos de pelo raro que salieron un día de Liverpool para tocar por ahí. Esos que se pusieron nombre de bicho. Sí, sí, los Beatles.

¿Que no conoce usted Abbey Road? No lo diga muy alto, podría considerarse casi una herejía contra la historia cultural moderna. Pero de todas formas, lo resumimos rápidamente para que incluso usted, que parece haber vivido al margen de la música, lo conozca.

¿Qué es Abbey Road y por qué es tan famoso?

Este paso de cebra de la ciudad londinense se hizo célebre porque un 8 de agosto de 1969 cuatro chavales –Paul McCartney, John Lennon, George Harrison y Ringo Starr, curiosamente– estuvieron diez minutos cruzándolo para una sesión de fotos de la que saldría la portada de su disco.

Un disco homónimo, todo hay que decirlo. Abbey Road es el nombre del último disco conjunto de los Beatles, por eso se decidió que la foto de la carátula tendría que ser ahí. Y el fotógrafo, bendita sea la fotografía analógica, solo tuvo que disparar seis veces.

Menos mal, porque la policía solo iba a cortar el tráfico esos diez minutos, así que todo salió bien. De hecho, la mujer de Paul (Linda McCartney) aprovechó para sacar sus propias fotos y hacer una especie de making off de la sesión.

El paso de Abbey Road se encuentra en la misma calle en la que estaba su sello discográfico, con el que dejarían de trabajar después de la publicación del disco. Y cruzaron la calzada alejándose de ellos, a modo también de despedida simbólica.

“This London zebra crossing is no castle or cathedral but, thanks to the Beatles and a 10-minute photoshoot one August morning in 1969, it has just as strong a claim as any to be seen as part of our heritage.” John Penrose, ministro de Turismo, cuando se declaró Lugar de Relevancia Nacional.

Traducimos: “Este cruce no es un castillo ni una catedral, pero gracias a los Beatles y a una sesión fotográfica de 10 minutos una mañana de agosto de 1969, tiene tanto derecho como cualquier otro monumento a ser parte de nuestro patrimonio”. Y no le falta razón.

No hay forma de cuantificar cuánta gente viene y se fotografía en este punto, obviamente, pero se dice que aproximadamente la cifra llega a las 150.000 personas. Y las que se perderán por confundirse al llegar…

¿Cómo se llega al paso de Abbey Road?

Es verdad que no nos lo han puesto realmente fácil. ¿Por qué decimos esto? Curiosamente, la estación de metro (abierta en 2012) que lleva ese mismo nombre se encuentra a unos nada despreciables diez kilómetros hacia el este, en el borough de West Ham. Así que no, no os fiéis por el plano del metro porque os vais a desviar considerablemente.

Para llegar adonde los Beatles se hicieron tan celebérrima instantánea hay que detenerse en el barrio de Camden. Concretamente, en la parada de St. John’s Wood, que pertenece a la Jubilee Line (la línea gris). Desde ahí bajas por Groove End Road y llegas en seguida a un cruce donde está el paso. No son más de 300 metros.

Ya puedes cruzar y hacerte la célebre foto. Tanto es así, que de hecho hay un pequeño monolito desde el que conseguirás el ángulo exacto desde el que Iain Macmillan capturó la imagen.

Qué hacer en el paso de cebra de Abbey Road

A ver, es obvio. En el cruce se hace la foto. Si sois cuatro y alguien os la hace, y si además tenéis agallas, el que se coloque en el puesto de Paul McCartney (el tercero) que recuerde que él lo hizo descalzo.

Aparte de eso, en la calle están los Abbey Road Studios, donde se grabó el disco. La fachada del edificio están permanentemente pintarrajeadas con todo lo que los fans van queriendo poner, y repintadas periódicamente cada ocho meses. No hay manera de tener eso limpio, así que si quieres aprovéchate y demuestra tu creatividad.

Si queréis alimentar un poco más vuestro fanatismo por la banda británica, tenéis que saber otra cosa: si en vez de ir por Abbey Road bajáis más por Groove End y en el cruce cogéis Circus Rd llegaréis a la Cavendish Avenue.

¿Por qué remarcamos este sitio? Fácil: el número siete de esta avenida pertenece al archiconocido bajista de la banda, sir Paul McCartney. Esto no es tan conocido, así que ya tenéis una buena foto y un buen dato con los que presumir ante otros fans.

Aquí está el mapa de la mini-ruta al completo:

No hay mucho más que decir acerca de este punto emblemático para la historia de la música moderna, que se ha convertido de obligatoria peregrinación para todo seguidor de los Beatles. Es un buen momento, eso sí, para que conozcáis el barrio de Camden. Que es precioso y no anda lejos.

Pero, como diría Michael Ende, “esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión”.

Si queréis aportar algo más acerca de Abbey Road, alguna foto o vivencia o lo que os apetezca comentar acerca del paso de peatones más famoso del mundo, hacedlo en los comentarios sin ningún miedo.

Y si queréis difundir la palabra podéis compartir esto por las redes sociales, que para eso están. ¡No olvidéis darle a ‘Me gusta’ en Facebook!